• SEXUALIDAD OLFATIVA

  Si tenemos la creencia de que de la Vista nace el amor, estaremos equivocados, si bien es verdad que una carga importante de la atracción entre parejas es visual (el hombre buscará señales físicas de fertilidad y capacidad reproductiva en la mujer como los caracteres sexuales secundarios, y la mujer buscará señales de salud física, fortaleza, etc, como la corporalidad, la seguridad al caminar, etc), no es la vista el sentido más determinante.

  El filtro más importante viene del olfato. Así es, estamos diseñados para detectar no solo feromonas sexuales, sino también olores que definan funciones inmunológicas diferentes a las nuestras, para poder enriquecer la herencia genética y mejorar la especie. Es decir los olores físicos de las personas con sistemas inmunológicos similares al nuestro nos parecerán desagradables (o poco agradables) en cambio los de personas con sistemas diferentes nos parecerán agradables y hasta excitantes (buena parte de este proceso es inconsciente).

  Por eso es que con ciertas personas su sola presencia nos altera, y claro si agregamos que por ejemplo ella se encuentre en período de ovulación y el perciba las feromonas y si ambos cumplen sus estándares psicológicos, listo tenemos "Pasión inmediata"...

  No importa cuán "civilizados", "autocontrolados" o "reprimidos" creamos ser, no podemos negar más de 4 millones de años tan solo de evolución humana y creer que con 100 o 150 años de cultura podremos cambiar eso...

  Así que la próxima vez que consideres que alguien "Huele Muy Bien" (y no sea su loción o perfume) estarás acertando al menos... biológicamente.

  La neuropsiquiatra de la Universidad de California, Louann Brizendine, en su libro "El cerebro femenino" (Editorial Del Nuevo Extremo) alude a las observaciones de Darwin en las cuales "los machos de todas las especies están hechos para cortejar a las hembras y las hembras seleccionan a sus pretendientes; incluso las figuras, las caras, los olores y las edades de las parejas que escogemos están influenciadas por patrones establecidos milenios atrás".

  El libro que recopila los últimos hallazgos científicos en torno a la fisiología del cerebro femenino explica cómo piensan, qué es lo que valoran, cómo se comunican y a quién aman las mujeres.

  "Los cerebros han aprendido a identificar a las parejas más sanas, a las que más probablemente nos darán hijos y a aquellas cuyos recursos y actitud podrán ayudar a sobrevivir a nuestra descendencia. Las lecciones que aprendieron los hombres y mujeres primitivos están codificadas en nuestros cerebros como circuitos neurológicos del amor", afirma la autora.

  Brizendine fundamenta su postura en los descubrimientos del psicólogo evolucionista David Buss quien descubrió que en todas las culturas las mujeres tienen menos interés en el atractivo visual de un posible marido, y más en sus recursos materiales y estatus social.

  Según Buss, las mujeres valoran esas cualidades en una pareja mucho más que los varones, que suelen prescindir del patrimonio de las mujeres y de su capacidad para prosperar.

- Nota del diario "La Capital".