• PRIMER CAPÍTULO DEL LIBRO "EL DIARIO DEL LOCO"


1° Parte: "La historia del Loco"

Narración

  El LOCO prepara su viaje:
“...de esta manera quiero dejar las últimas palabras antes de concluir mi libro. El tiempo de preparación está finalizando y ya no puedo dar vuelta atrás, sé que mañana terminará mi descanso y que empezará mi viaje, ese largo viaje que minuciosamente planeé durante tan largo tiempo y que describí paso a paso en estas páginas. Reconozco que mi familia estará un poco triste durante mi ausencia, claro que para mí el tiempo pasará mucho más lento, me parecerá “eterno”, como ocurrió en todos los viajes que he hecho con anterioridad. Allá también voy a encontrarme con algunos de ellos, pero ya no será lo mismo, a algunos los amaré, mientras que a otros los llegaré a odiar, algunos cuidarán de mí y se sacrificarán por mi persona, pero también estarán los que me harán trizas el corazón. En ese lugar nada será igual, pero para mí lo será “todo”. Aquí dejo escrito todo lo que planeo hacer, no quiero dejar nada pendiente. No piensen que es una mentira porque lo he dicho cientos de veces antes de salir de casa y nunca lo he cumplido. Esta vez no quiero regresar con la misma sensación de angustia por haber fallado, esa sensación que te hace querer pedir otra oportunidad y embarcarte hacia un nuevo viaje. La espera para esta aventura fue muy larga y me preparé con todas las energías para no fallar, es duro abandonar ésto, pero la hora ya llegó.”

  Fue así como cerré mi libro y lo guardé cuidadosamente en una pequeña bolsa en la que llevaba muy pocas cosas, cosas insignificantes para algunos, pero que para mí representaban toda mi "existencia".

Actividades

  Elegí cuidadosamente mi ropa; primero me puse un traje muy ajustado de color blanco y temiendo que el mismo se pueda ensuciar, lo cubrí con un extraño vestido de fondo negro y de estampado colorido con dibujos que representaban árboles.
  Até mi pequeño bolsito al final de un palo, lo asenté sobre mi hombro y cerré la puerta de mi casa. Corté del jardín una rosa blanca y la llevé en mi mano. Dí una última mirada a todo con nostalgia y poco a poco me alejé caminando… Al rato comprendí que no estaba solo, un perro blanco caminaba junto a mí, siguiendo mis pasos en silencio.

  El paisaje se tornó poco a poco más árido, el camino desapareció y me encontré al borde de un abismo contemplando la inmensidad de un cielo amarillo, donde brillaba el sol con una luz completamente blanca.

  Es ahí donde me sentí como un infante que perdió a sus padres y que desesperadamente buscaba un salvador. Solo no lograría nada, inevitablemente caería al precipicio, por lo tanto dí marcha atrás y acudí al auxilio de dos personas que conocían la "verdad".

- Dibujá tu propia carta:

 

  Lee nuevamente y atentamente el texto anterior. Imagina y dibuja la escena de "El Loco" al borde del abismo a punto de dar el "gran paso".

  Escribe con tus palabras como describirías a:

· Un sujeto con estas características: ej: persona joven sin experiencia.
   _________________________________________________________

· Una situación: ej: nos lanzamos hacia un emprendimiento nuevo.
   _________________________________________________________

· Los sentimientos que genera: ej: incertidumbre, temor.
   _________________________________________________________

  Luego de finalizar la lectura de esta historia, remítete al siguiente capítulo, en donde se explica en detalle el simbolismo encerrado en las imágenes de cada arcano.

2° Parte: “Los Arcanos Mayores”

- Lo Eterno, Arcano Nº 0: “El Loco”.
 
  Hasta ahora hemos podido dibujar 22 cartas, las que representan los arcanos mayores del tarot.
 

  Si buscamos el significado de la palabra “arcano” en el diccionario, la misma hace referencia a un secreto, un misterio, a una cosa oculta y también a un sitio o lugar reservado e impenetrable.
 

¿Qué hemos visto entonces?, el viaje de una persona y la búsqueda de su camino. En efecto, por cada situación que vivimos, se nos presenta un “misterio” y si estamos lo suficientemente despiertos para descubrirlos, los podremos usar como faros que alumbren nuestra existencia.
La primera carta nos muestra el arquetipo de un vagabundo o de un loco que se lanza hacia una aventura, representando a un alma que se encuentra aún fuera de su cuerpo físico, en vías de retornar a la rueda de las encarnaciones, para vivir una nueva experiencia, de la cual volverá con una transformación.


  No olvidemos que ese espíritu, tuvo antes una conciencia mineral, vegetal y animal y luego la de un ser humano primitivo que evolucionó hasta convertirse en el “ser humano” que es en la actualidad, en donde comenzó a tener conciencia de sus actos, dejando ese “ser inocente”, para ser dominado por sus deseos y ambiciones que llegaron a cubrir casi la totalidad de su esencia. Fue esa forma de actuar la que sumió a la humanidad en ley del Karma, llevándonos a soportar un aprendizaje de dolor y sufrimiento, del que todavía hoy no pudimos liberarnos.
 

  Este personaje, aún no es ni varón ni mujer, es sólo una esencia libre, que en cuanto le llegue su hora, retornará al mundo físico para terminar las cosas que quedaron inconclusas en su pasada encarnación.

  Numerología: en algunos Tarot “El Loco” suele aparecer como último (Nº22) o penúltimo arcano (Nº21), luego de “El Eterno Retorno” o de “El Juicio Final”, pero en la baraja Ryder, como en otras, toma el cero como su número representativo, indicando el cero de los orígenes, es decir “la nada”, pero también “ lo absoluto”.
El cero siempre fue un número mágico, por eso muchas civilizaciones antiguas lo suprimieron de la vida comercial, reemplazándolo por otros símbolos. Representa el Todo-Nada. Su abstracción es absoluta. Su forma podría concebirse como una sombra que traza una circunferencia.


  Simbolismo: “Un símbolo sugiere, pero no expresa”. Tal como pensaba René Guénon, un símbolo no se trata de un lenguaje llano y directo, sino de algo que apela a la intuición y no a la razón. Su origen es no-humano y se basa en la correspondencia entre dos realidades. Su ambigüedad vela y revela la realidad. Es este carácter lo que posibilita su interpretación en diversos órdenes y planos. Es por eso que cada ser humano puede penetrar en la intimidad del símbolo e interpretarlo de diversas maneras, según sea el grado evolutivo en el que se encuentre.

  Cuando se describe al personaje de la historia se hace hincapié a sus vestiduras y al paisaje; cada detalle del mismo no es casual. Ahora, como posteriormente haremos con el resto de la baraja, lo analizaremos minuciosamente.
Descubrimos a un sujeto del que no conocemos ni su edad, ni su identidad, ni su sexo y del que ni siquiera podemos decir si se encuentra feliz o triste, sólo vemos que se halla frente a un precipicio, con la única compañía de un perro que brinca a sus pies:
traje muy ceñido a su cuerpo, de color blanco: representa al verdadero “yo”, nuestra esencia divina, la cual necesita cubrirse para pasar por la experiencia terrena;
vestido de fondo negro con un estampado de árboles: el color negro representa a Saturno, quien nos pone límites y el árbol simboliza a los 4 elementos que encontramos en nuestro planeta. Es decir, que nuestra esencia llegará limitada y se plasmará en un cuerpo físico representado por los 4 elementos que vemos en toda la naturaleza: tierra, agua, fuego y aire;
rosa blanca: indica la perfección de lo divino y es blanca porque el alma es aún inocente;
perro que brinca a su lado: el perro es un animal doméstico y como tal, un fiel compañero de viaje, que representa la intuición y el instinto que necesitará para salir triunfante;
cielo amarillo es la mente colectiva y el sol blanco, la fuente creadora de vida;
el viajero se encuentra en un sitio donde no podemos divisar ningún sendero, sólo un precipicio. Quizás la senda se encuentre en un lugar distante y en un futuro próximo;
bolso: aquí guarda el itinerario de su próximo viaje y el recuerdo de sus viajes anteriores. Representa los registros que se encuentran en un lugar del cosmos, donde se archivan todos los acontecimientos de cada ser que habita en el Universo.


  Cábala: el “Árbol de la Vida” está compuesto por: 10 Sephiroth (estados de conciencia que adquirimos progresivamente), unidos por 22 senderos, (las 22 letras del alfabeto hebreo) que son las diferentes experiencias que debemos afrontar para pasar de un estado de conciencia a otro superior.
 

  Es una representación de cómo la divinidad llegó hasta nosotros (si la miramos desde lo superior a lo inferior), pero si lo vemos desde el punto de un ser humano (de abajo hacia arriba), es el camino que todo ser debe escalar para llegar a la divinidad.
 

  El Loco, a diferencia de otros arcanos, no lo podemos relacionar puntualmente dentro de la cábala, pero si consideramos que dentro de cada ser existe una parte de la divinidad, que es la luz que nos guía en el camino de la perfección, debemos dirigirnos hacia la parte más alta del Árbol Sephiróthico, donde encontramos a Kether “la Corona”, que representa a nuestro Padre celestial. Se lo suele representar como a un anciano y sin sexo; es la raíz de nuestro ser y la primera manifestación de lo Absoluto.

  Onirología: es muy frecuente soñar con imágenes similares a las que encontramos en estos arquetipos. Esto sucede porque los símbolos son universales y se repiten, aunque varíen las épocas y las culturas. Su interpretación, al igual que las cartas, nos sirve para aclarar un pensamiento, expresar un sentimiento, mostrar la evolución de una situación y hasta puede llegar a darnos la solución de algún problema:


  · Viajero, viaje: es una transición entre una etapa y otra de la vida. Puede relacionarse con la búsqueda de un sendero espiritual y la necesidad de lograr un progreso. Siempre es indicador de que es necesario un cambio.


  · Perro: se lo asocia con un guardián, un compañero y también como símbolo de lealtad, generalmente puede indicarnos la búsqueda de protección o la necesidad de sentirnos queridos. Por su instinto puede ser un guía en el camino a recorrer, pero con la precaución de no caer bajo los instintos animales.


  · Flor: simboliza el alma y la rosa lo divino.


  · Blanco: tiene que ver con la pureza y las posibilidades que se nos abren. También se lo asocia con el renacimiento del alma.


  · Barranco: son las dificultades con que nos encontramos en la vida y debemos sortearlas para no caer en desgracia.


  · Frontera: en nuestra vida llegamos a un punto clave en donde se plantea la necesidad de tomar una decisión que nos cambiará el rumbo, dejamos una etapa y pasamos a otra.


  · Sol: representa al destino. Cuanto más brillante y por sobre el cielo se pueda divisar, tanto mejor es el augurio.


  · Cielo: son nuestros deseos y todos los proyectos que planeamos. Si es diurno significa que es inminente el momento de comenzar con los proyectos. Si el firmamento se encuentra libre de nubes, es señal de que estamos libres de preocupaciones.


  · Aridez, desierto: indica soledad, representa el duro camino del aprendizaje que nos conducirá a un mayor grado espiritual.


  · Bolso, cartera: es el contenido de nuestro inconsciente, donde celosamente guardamos nuestros secretos, emociones, deseos, represiones.
 

  El significado en la adivinación: cuando realizamos una consulta, cada carta podrá ser, tanto la representación de una situación que estamos enfrentando, como la descripción de una persona o de sus sentimientos. Cada posición representará diferentes cosas, como por ejemplo: lo que vivimos en el pasado, lo que nos está sucediendo, cómo afrontamos la situación, qué nos pasará…; tema que se explica en forma más detallada en el próximo capítulo del libro, pero que considero importante hacer referencia ahora para comprender un poco más sobre cada arquetipo.

  El Loco siempre nos habla de una situación sin salida, en la que debemos dar vuelta la página (involucionar para evolucionar) y dar un paso hacia delante, aunque no comprendamos demasiado hacia dónde seremos guiados:

  Sujeto: nos encontramos con un ser juvenil, activo, entusiasta y alegre, pero inestable, inmaduro e irresponsable, que actúa en forma irreflexiva, impulsiva y quizás hasta un poco brusca, en donde nada ni nadie lo puede hacer entrar en razón.
 

  Situación: los acontecimientos llegan inesperadamente, sin que uno los pueda frenar. Final de un ciclo, pero aún sin ingresar al siguiente, por lo tanto la situación es totalmente indeterminada e inestable, no se sabe aún si será positiva o negativa. También puede ser indicio de un traslado, viaje, mudanza.

  Sentimientos: sensación de fracaso por lo pasado y de incertidumbre frente al futuro. Existen deseos de actuar, pero no se sabe por dónde empezar; se cuenta con miles de proyectos pero todos confusos y sin coordinar. Ese falso optimismo y deseo de asumir demasiadas responsabilidades, nos desconecta de la realidad y nos dificulta concretar las ideas.


  Plano sentimental: es una persona buena y con mucha capacidad de amor, pero su problema es la duda constante que tiene por su inmadurez.
Plano Económico: son miles las ideas que nacen en su cabeza, también se entusiasma fácilmente con todo lo que le proponen, pero es muy difícil que logre concretar algo, porque cuando contacta con la realidad, ésta se torna muy monótona y aburrida, por lo que prontamente desiste de sus ideales.


  Salud: enfermedades psicológicas que pueden desequilibrar a la persona. Cambio radical en el tratamiento que se estaba llevando a cabo. Inconstancia de cumplir con las prescripciones médicas.